Telesol Noticias
Nacionales

En medio de la crisis económica, Cristina Kirchner vuelve al conurbano con otro acto sin Alberto Fernández

Cristina Kirchner en Avellaneda (Franco Fafasuli)
Cristina Kirchner en Avellaneda (Franco Fafasuli)

Cristina Kirchner volverá a encabezar un acto en el conurbano este sábado, luego de su explosivo mensaje en Avellaneda, una semana atrás. Será en Ensenada, donde gobierna el ultrakirchnerista Mario Secco. El evento será a las 17 en el Polideportivo que tiene el municipio.

El acto estaba previsto para el viernes a las 17, pero la ex presidenta se enteró que Alberto Fernández confirmó su presencia en un acto de la CGT diagramado para el mismo día y la misma hora. Entonces, decidió postergarlo 24 horas para que no se pisen los eventos.

Esta segunda aparición será un paso más en la idea que tiene Cristina Kirchner de marcar la agenda, el discurso y la gestión del Frente de Todos cada vez con más frecuencia. Según anticiparon en el kirchnerismo, la idea es que cada quince días aparezca en un acto y brinde su mirada política de la realidad.

La reaparición pública de la Vicepresidenta se dará en el final de una semana muy compleja para el gobierno nacional en lo que respecta a la economía. En las últimas 48 horas se disparó el dólar blue, subió el riesgo país, cayeron los bonos en dólares y siguieron disminuyendo las reservas en el Banco Central.

Alberto Fernández junto a los principales dirigentes de la CGT
Alberto Fernández junto a los principales dirigentes de la CGT

Ambos actos son para recordar el día que falleció el ex presidente Juan Domingo Perón, que fue el 1 de julio. Por eso Fernández asistirá a la CGT, donde lo esperarán los sindicalistas más afines, para brindar un discurso que repase la historia, pero también enfoque en el presente.

Al otro día, la Vicepresidenta se subirá a un escenario para marcarle la cancha al Gobierno. En la Casa Rosada descartan que volverá a apuntar contra la gestión, sobre todo después de una semana con sobresaltos en materia económica y financiera.

En 48 horas cada uno tendrá su acto político y reivindicatorio de la figura de Perón. Y cada uno lo hará en lugares donde se sienten cómodos y protegidos. Fernández con la mayoría de sindicalistas que lo sostienen y lo apoyan, que son los que conducen algunos de los gremios más poderosos, y Cristina en un municipio ultra K, con los integrantes del peronismo bonaerense.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner llevan 4 meses sin tener diálogo. La relación está cada vez peor. Congelada y detenida en el tiempo. No hay interlocutores válidos que oficien de moderados, ni canales de diálogo abiertos para poder acercar posturas. Nada de nada. El vínculo está cortado.

Fernández de Kirchner junto a Mario Secco. El sábado volverán a estar juntos en el acto  (Prensa Ensenada)
Fernández de Kirchner junto a Mario Secco. El sábado volverán a estar juntos en el acto (Prensa Ensenada)

Lo que existe es una presión de gran parte de la dirigencia peronista para que los dos sellen una tregua y rencausen el rumbo de la gestión. El pedido está atado a la necesidad de tener un escenario electoral más claro el año que viene y que la crisis interna del Frente de Todos, sumado a la compleja situación económica, no termine impactando en las elecciones provinciales.

La última aparición pública de la Vicepresidenta fue el lunes de la semana pasada en Avellaneda, donde apuntó contra la política económica del Gobierno, una parte del Gabinete y las organizaciones sociales ligadas al Presidente, en especial el Movimiento Evita.

Ese discurso hizo estallar una nueva interna en el Gobierno. Cristina habló de “festival de importaciones”, criticó la administración de los planes sociales, volvió a pedirle al Jefe de Estado que use la lapicera con las empresas más grandes del país y fustigó, sin nombrarlos, a un grupo de funcionarios cercanos a Alberto Fernández, como lo son Claudio Moroni, Mercedes Marcó del Pont y Miguel Pesce.

De esa exposición se desprendió un nuevo capítulo de la novela interna que tiene el gobierno nacional. La Cámpora y el Movimiento Evita se enfrentaron durante el último fin de semana, pasandose factura sobre el daño que cada uno de le hace al Gobierno.

El líder del Evita, Emilio Pérsico, dijo que Cristina Kirchner se “desgasta ella sola” con los cuestionamientos incesantes a la gestión de Fernández y que desconoce la realidad de la economía popular. Andrés “Cuervo” Larroque aseguró que Pérsico tiene un “un problema psicológico” con la Vicepresidenta.

Noticia en desarrollo…

Noticias relacionadas

Empate a uno entre Defensor Sporting y Boston River

México solicitó a Israel la detención de Andrés Roemer con fines de extradición

“Cada uno siente y se imagina el Maradona que se merece”: fuertes mensajes de Gianinna

Please enter an Access Token