Telesol Noticias
Deportes

A 50 años del debut de Ricardo Bochini, la leyenda de Independiente que se ganó el respeto de todo el fútbol argentino

Fue ayer nomás. Un Ricardo Enrique Bochini casi desconocido, con la camiseta número 16 en la espalda, empezaba a escribir la máxima leyenda de Independiente y una de las más gloriosas páginas del fútbol argentino y sudamericano.

Leyenda que completó 638 partidos con la camiseta del Rojo, convirtió 97 goles, muchos de ellos decisivos (a Juventus, en 1973, a Talleres en 1977, por citar dos) y que en 19 años de carrera conquistó 14 títulos, cinco Copas Libertadores (1972, 1973,1974, 1975 y 1984), dos Intercontinentales (1973 y 1984), tres Interamericanas, (1973, 1974 y 1976) y cuatro campeonatos locales (1977,1978, 1983 y 1988).

Además, fue campeón del Mundo con la Selección Argentina en 1986, aunque con poca participación.

Aquel 25 de junio de 1972 el técnico Pedro Dellacha mandó a la cancha a un Bochini de 18 años, faltando 15 minutos en reemplazo de Hugo Saggioratto. Fue en el Monumental y River ganó 1-0 con gol de Jota Jota López. Cuenta la leyenda, y lo confirmó el Bocha, que en la primera pelota que tocó tiró un caño.

Ricardo Bochini en uno de los homenajes que se le realizó en el último tiempo, fruto de una carrera inmensa y el cariño de sus pares. Foto: Tomas CUESTA / AFP.

Ricardo Bochini en uno de los homenajes que se le realizó en el último tiempo, fruto de una carrera inmensa y el cariño de sus pares. Foto: Tomas CUESTA / AFP.

Había llegado de Zárate tres años antes para vivir en la pensión del club. Esa pensión estaba debajo de la actual tribuna Ricardo Bochini, en el estadio Ricardo Bochini, sobre la calle Ricardo Bochini. Realismo mágico, una historia que parece ficción pero no lo es.

Cuando el entrenador Pedro Dellacha lo convocó para que concentrara con el plantel de Primera, el Bocha jugaba en la quinta división. Había jugado algunos partidos preliminares en la Doble Visera y por eso ya no era un secreto. “El sábado había jugado contra Estudiantes y me sacaron en el entretiempo. Me sorprendió porque había andado bien, había hecho dos goles. Se ve que ya tenían decidido convocarme para que debutara, pero no me dijeron nada. Después pasé de casualidad por el vestuario de la Primera y vi mi nombre en el pizarrón con los 16 convocados para el domingo”, recordó.

River e Independiente jugaron en Núñez, a 100 kilómetros de Zárate. Y ese Bochini pibe no tuvo manera de avisarle a su familia. Por eso, esa tarde no estuvieron presentes sus padres, ni sus hermanos, ni sus amigos del barrio ni sus ex compañeros del club Belgrano. Terminó el partido y volvió a la pensión.

En mayo, Bochini recibió un premio en Bilbao por haber jugado toda su vida en el mismo equipo. Foto: EFE/Miguel Toña.

En mayo, Bochini recibió un premio en Bilbao por haber jugado toda su vida en el mismo equipo. Foto: EFE/Miguel Toña.

“La gente de Independiente me aprecia porque jugué en el club y gané muchos títulos. Pero los hinchas de los equipos rivales, a los cuales yo les hice goles, también me demuestran cariño por la calle y eso es muy lindo. Creo que eso se debe a dos motivos: primero porque yo jugué al fútbol que le gusta a todos los hinchas argentinos, que es el de potrero; y segundo porque nunca cargué a nadie, siempre festejé con mis compañeros e hinchas pero nunca le falté el respeto a nadie”.

Noticias relacionadas

Monza y la tragedia del único campeón post mortem de la Fórmula 1

Redacción Telesol Noticias

EN VIVO | River – Athletico Paranaense: previa y formaciones, en directo

Boston irá por el anillo, tras ganarle a Miami el séptimo juego

Please enter an Access Token